¿REPRIMES TUS EMOCIONES?

 

¿Por qué deberías hacerlo? No estamos concebidos para reprimir nuestras emociones negativas ya que esto nos desequilibra. Si queremos vencer a nuestras emociones, debemos aceptarlas sin combatirlas. Hemos que reconocerlas y permitirles que tengan su propósito a medida que aprendemos de ellas.

Entiende que cuando temes a la muerte, la guerra, el terrorismo, el cambio, estas dando a los demás la habilidad de controlarte basándose en tus miedos. Cuando peleas contra la pobreza, el racismo, las relaciones, la libertad, estas intentando reprimir exteriormente lo que te ha sido puesto ante ti para que lo superes internamente. Estas situaciones son el reflejo de tus temores.

Seguir leyendo