LA NEGATIVIDAD NO ES CURATIVA: UNA ACTITUD POSITIVA SI.


Ya desde pequeña siempre fui una niña con actitud positiva y lo era de forma natural. No entendía muchas veces el comportamiento de esas personas mayores a las que yo debía respetar y seguir. Mi madre siempre veía el vaso medio vacío y mi padre sencillamente no decía nada. Mi padre no se comprometía con nada. Todo estaba muy bien y mi madre solo veía pegas y defectos a todo y a todas las personas que nos rodeaban. Quiero todavía recordar quien le caía bien, porque no me acuerdo.

Muchas veces no entendía nada de lo que me hacia hacer mi madre y de sus estados de mal humor injustificados. Ahora es cuando he llegado a entender que a ella no la apoyaron en su casa y su madre sencillamente la ignoró. Comprendo que con 7 hijos que tenia que mantener y en plena guerra civil era muy difícil el comer cada día y menos hacer caso a una niña de cuatro años, con otros 6 niños, a los que mi abuela tenia que dar de comer todos los días. Por eso creció con esa actitud tan negativa que le hacia ver todo negro y no fiarse ni de la gente ni de sus circunstancias.

Pero luego a medida que todo fue mejor y llegaron los años de progreso aquí en mi país, mi madre siguió en su visión catastrofista, llena de miedo y de verlo todo mal. Recuerdo “No hagas eso… y si pasa tal”. No hagas lo otro “y sí” y así me críe, tratando con todo lo negativo que me transmitía.

Esta influencia siguió en mí por muchos años, pero había algo en mi interior que me decía que no me gustaba lo que vivía y que tenía que haber otras posibilidades. Yo tenía algo muy profundo y muy dentro de mí, que me conducía a ver la vida de otra manera. Pensaba en otra forma de actuar, sentir la vida y decidí cambiar mis creencias. Así seguí un camino diferente a lo impuesto y esas reflexiones son los que comparto en estos párrafos.

Tratando de ver como la actitud positiva es poderosa y me cura, choque con el comentario del doctor Víktor E. Frankl, psiquiatra que relata en su libro “El hombre en busca de sentido”  sobre las vivencias de un  grupo de judíos prisioneros en campos de concentración nazi, incluido él mismo, que cada día buscaban y encontraban motivos para continuar vivos y mantener la esperanza.

Él fue un superviviente y siguió  investigando sobre las actitudes positivas como forma de sobrevivir y defendió el término logoterapia, como método terapéutico que utiliza para la curación, esta capacidad que todos tenemos de hablar, pensar y mantener un diálogo interno con nosotros mismos, en positivo.

BIEN, “VEO QUE LA ACTITUD POSITIVA ES CURATIVA” El punto fundamental es limitar los pensamientos negativos e impulsar la fe en nuestras actitudes positivas resolutorias, buscando en cada situación la respuesta más adecuada a nuestros problemas.

No se trata de cerrar los ojos a las dificultades, sino de trasmitirnos instrucciones que nos ayuden a superarlas. Hay mucha gente que ha sido entrenada psicológicamente para superar las circunstancias de debilidad y frustración dándose ánimos a sí mismas, recurriendo a su fortaleza interior, a esa actitud positiva y optimista.

El hablar con uno mismo o ese dialogo interno es un trabajo que podemos hacer con nosotros mismos hacia las metas que anhelamos y científicamente vemos como el enfoque positivo es una terapia que significa curación para nosotros.

Ser optimista equivale a vivir mejor. Buscar siempre el lado positivo de las cosas nos ayuda a estar mejor, hace aflorar sentimientos de confianza, proporciona vigor y energía para hacer frente a las situaciones difíciles. Poner nuestra atención en las cosas buenas de la vida es una actitud, que puede ser cultivada y trabajada.

Veamos algunos consejos prácticos que funcionan que podemos empezar a utilizarlos YA  en nuestra vida diaria :

  • Cuando percibimos algo como negativo, dudemos de ese pensamiento. Ha de haber algo positivo en la situación de menor amenaza.
  • Cuando nos veamos atrapados en un callejón sin salida, no reaccionemos inmediatamente. Detengámonos, reflexionemos y busquemos alternativas. Est0 lo sigo al pie de la letra y por experiencia propia FUNCIONA.
  • Miremos todo lo bueno que tenemos, que es mucho. Recordemos cuántas personas están peor que nosotros.
  • Escuchemos a quienes nos quieren y nos valoran tal como somos. ¿Por qué siempre escuchamos antes a los desconocidos y hacemos caso solo de sus críticas y no escuchamos a la gente que nos quiere? ¿No somos de verdad un poco masoquistas?
  • Recordemos situaciones en las que actuamos positivamente y mantuvimos una actitud positiva.
  • No aceptar pensamientos como “soy viej@ para cambiar”.
  • Admitamos nuestros errores. Sólo quien se equivoca está vivo de verdad. Los que nunca se equivocan, cometen la mayor de equivocación. Así no asumen riesgos. Muchos se han rendido, han dicho “me planto”.
  • Las dificultades son oportunidades que nos da la vida para ser mejores. De ellas podemos salir fortalecidos y con una alta autoestima.

Estos principios procuro no olvidarlos ya que la actitud positiva es como un jardín que hay que regar todos los días, pues si no lo haces se marchita, y seguimos como siempre sin cambiar nada en nuestras vidas.

Yo quiero encontrarne cada día mejor, sin importar la edad que tenga y ustedes. ¿Están de acuerdo conmigo?

Anuncios

3 comentarios en “LA NEGATIVIDAD NO ES CURATIVA: UNA ACTITUD POSITIVA SI.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s